COLOMBIA: Un Conflicto a Pesar de Sí Mismo

ejercito1

Por: JUAN FERNANDO GONZALEZ, Egresado de la Universidad del Rosario 2012, Miembro de ACEDI-CILSA

En tiempos donde se adelanta el proceso de paz de uno de los conflictos más antiguos del mundo es vital determinar cuál puede ser la visión del Estado Colombiano: si efectivamente vivimos en tiempos de paz, o aceptamos la cruda realidad de la existencia de un conflicto armado que no se va.

Para entender la violencia como un conflicto armado es necesario la caracterización que de este último se ha hecho, entendiendo que no hay una definición uniforme, mediante programas de recolección de datos, grupos de trabajo, decisiones de tribunales internacionales, y tratados de Derechos Humanos.

Enfocándose en la definición de tribunales internacionales sobre el “conflicto armado”, el pionero ha sido el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) pues ha sentado las bases para la determinación de la existencia de un conflicto armado. En efecto, en el caso TADIC, se estableció que un conflicto armado existe cuandoquiera que se recurre a la fuerza armada entre Estados o violencia armada prolongada entre las entidades estatales y grupos organizados o entre estos grupos dentro de un Estado. [1]   

Descartando lo obvio (no hay violencia entre Estados) es necesario remitirse a la definición de grupo armado organizado dada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)  para determinar si en Colombia existen los supuestos que permitan hablar de tales grupos. Se afirma que grupos armados organizados son aquellos que desarrollan una suficiente capacidad de organización militar para conducir hostilidades en nombre de una de las partes del conflicto, aunque no siempre con los mismos medios, la intensidad y nivel de sofisticación equivalen a  fuerzas del Estado[2]. Esta definición cabe perfectamente para los grupos armados organizados en Colombia, más allá de su denominación de terroristas o meramente criminales.

Pero para hablar de conflicto armado no es suficiente la presencia de “violencia armada prolongada entre las entidades estatales y grupos organizados”.  En el mismo caso  TADIC, se estableció la necesidad del análisis de dos criterios fundamentales para la existencia de un conflicto armado: i) la intensidad, y ii) el nivel de organización.

 En decisiones del TPIY como Prosecutor vs Boskoski and Tarculovski se encuentran elementos esenciales para la determinación de la intensidad como criterio definitorio de conflicto armado[3]. Se encuentran entre otros: el número de civiles forzados a migrar de las zonas de combate, el uso de armamento pesado, la existencia de intercambio de fuego, el ataque a pueblos y envío de tropas del Estado a las zonas afectadas.

Ahora, en Prosecutor vs. Milosevic[4] se establecieron los factores relevantes para la determinación del nivel de organización como segundo elemento necesario para hablar de conflicto armado, entre los que se incluyen: estructura de combate, entrenamiento militar, reclutamiento de nuevos miembros y existencia de comunicaciones.

¿Y qué traería la determinación de la existencia de un conflicto armado en Colombia? La activación y aplicación del Derecho Internacional Humanitario (DIH). A contraposición, cuando no existe conflicto armado, solo sería posible la aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH). Cabe resaltar tomando lo expresado por la Corte Internacional de Justicia en la opinión consultiva sobre armas nucleares[5], que el DIDH no deja de aplicarse aun cuando se aplica el DIH, no son excluyentes.

Las implicaciones al determinar si hay tiempo de paz o conflicto armado son varias. Si se toma el aspecto de caracterización como tiempos de paz, se tendría que Colombia en virtud de sus compromisos internacionales por el respeto de los Derechos Humanos, específicamente por la Convención Americana de Derechos Humanos[6]  y el Pacto de Derechos Civiles y Políticos[7], debe abstenerse de privar arbitrariamente de la vida a todas las personas.

Bajo este entendido Colombia tendría que hacer todo lo posible por la captura y posterior enjuiciamiento de los responsables de la violencia armada contra el Estado. No tendría la facultad de atacar a aquellos que no se encuentren participando directamente en las hostilidades (caso operación Fénix).

El hecho de estar dentro de un conflicto armado permite la utilización de la fuerza contra la otra parte del conflicto, esta fuerza sin embargo debe estar de acuerdo al principio de proporcionalidad y distinción que se erigen como reglas de derecho consuetudinario internacional.[8] Es entonces la permisibilidad del uso de la fuerza contra la otra parte del conflicto que inclina la balanza a favor del conflicto armado.

De la lectura del panorama nacional, donde día tras día se comprueba la persistencia de todos estos elementos, se puede concluir sin mayores deducciones o inferencias que en Colombia se vive en medio de un Conflicto Armado de naturaleza no internacional. Y puede que ello no sea una sorpresa pues ya en el 2010 el Presidente de la República aceptó éste hecho y lo calificó de tal. La pregunta que vale la pena hacerse es ¿si la firma de un acuerdo de paz extinguiría la presencia de un conflicto armado, aun cuando las FARC –y por qué no el ELN- dejen de existir?

Bien vale recordar que en Colombia subsisten dos fenómenos que no están siendo “negociados” y que en muchas ocasiones encuadran muy bien dentro de los criterios descritos: las bandas criminales y el narcotráfico.


[1] Prosecutor v Tadic (Decision on the Defence Motion of Interlocutory Appeal on Jurisdiction), 2 Oct. 1995, App. Ch., IT-94-1-AR72, 35 ILM (1996)

[2] Melzer, Nils., Interpretative Guidance on the Notion of Direct Participation in Hostilities Under International Humanitarian Law, Int’l Comm. of the Red Cross 2009

[3] Prosecutor vs Boskoski and Tarculovski (judgment in trial chamber) 10 July 2008, IT-04-82-T

[4] The Trial Chamber in Prosecutor v Miloševi_, Case No. IT-02-54-T,

[5] Advisory Opinion on the Legality of the Threat or use of Nuclear Weapons, I.C.J Rep. 1996,

[6] Convención Americana de Derechos Humanos, artículo  4.

[7] Pacto de Derechos Civiles y Políticos, artículo 6.

[8] Military and Paramilitary Activities in and Against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America) Merits, Judgment, I.C.J. Reports 1986. Para 176.

Advertisements

2 thoughts on “COLOMBIA: Un Conflicto a Pesar de Sí Mismo

  1. Interesante análisis, vale la pena también explorar mas a fondo hasta que punto las bandas criminales pondrían a Colombia en la lista, al fin y al cabo, ese es el tipo de conflicto cotidiano al que se enfrenta cada Colombiano cada vez que pone un pie fuera de casa.

    Saludos

    Juan Ospino desde FL, USA.

  2. Juan, muchas gracias por su comentario. Sería interesante analizar el caso de las bandas criminales, por su comentario infiero que al hacer referencia a éstas, se hace referencia a la delincuencia común, y no a las conocidas como ” bacrim”.

    En caso de hacer referencia a la delincuencua común, cabe destacar que la pelea contra esta delincuencia debe darse desde una politica criminal interna del Estado, razon por la cual no cabría un análisis a la luz de la existencia de un conflicto armado, sin embargo se pueden destacar aspectos de relevancia internacional, tales como la inviolavilidad del derecho a la vida, la necesidad de la aprehensión y aspectos tan importantes como la distincion y proporcionalidad, todo esto dentro del mismo marco de la justicia criminal.

    Si por el contrario se refiere a las bacrim, sería necesario un análisis de los criterios que identifican la existencia de un conflicto armado no internacional, así mismo podría realizarse un analisis respecto de las decisiones de tribunales nacionales, en donde se ha equiparado a las bacrim con otras partes del conflicto, como por ejemplo en la aplicación de la ley de victimas.

    Saludos,

    Juan Fernando González

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s