“O Seguimos en la Línea de la Integración e Internacionalización o nos Atrasamos Irremediablemente”: Colombia Frente a los Tratados de Libre Comercio

JCZ

Entrevista de Jaime Córdoba Zuloaga para ACEDI – CILSA

Jaime Córdoba Zuloaga es abogado socio-economista  de la Universidad Javeriana con especialización en Alta Gerencia y Comercio Internacional. Es ex-Presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF-, ex-Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia –SAC-, y ex-Embajador y coordinador en jefe de la Junta del Acuerdo de Cartagena (hoy la Secretaría General de la Comunidad Andina de Naciones). Actualmente está dedicado a la docencia.

 

Su trayectoria lo ha llevado a ser un gran conocedor temas de Macroeconomía, Comercio Internacional, sistemas de integración económica y Tratados de Libre Comercio (TLC). En medio del debate que ha surgido sobre los TLC firmados por Colombia y su repercusión en la sociedad y en la economía nacional, el Doctor Córdoba nos expone su visión sobre la situación actual en esta primera entrevista que publicamos en la página de la Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional – Colombian International Law Students Association.

 

ACEDI – CILSA (A-C): Antes del TLC con  Estados Unidos, Colombia tenía las preferencias arancelarias del  ATPDEA (Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act). ¿Cómo cambió la situación y qué ventajas y desventajas tiene el TLC con Estados Unidos frente al ATPDEA?

Jaime Córdoba Zuloaga (JCZ): Tiene una ventaja fundamental: el ATPDEA era una concesión graciosa y gratuita que entregaba el Congreso de los Estados Unidos y que se renovaba año por año con muchas dificultades y muchas negociaciones. Hoy con un TLC, ya se tiene un compromiso con rango de Tratado Internacional, es una relación de iguales, permanente en el tiempo, no sujeta a ningún tipo de negociación y por lo tanto le da una inmensa seguridad jurídica a todo lo que es el relacionamiento comercial del país, creando una situación muy favorable a los negocios de Colombia.

 

(A-C): ¿Qué régimen jurídico aplica a los TLCs? ¿Los TLCs están sujetos las normas y principios de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969?

(JCZ): Los TLC tienen su propia regulación. El mismo texto del TLC es la regulación básica para la interpretación y desarrollo del tratado pero siguen rigiendo todas las normas del derecho internacional, entre ellas la convención de Viena. Adicionalmente los TLC están enmarcados dentro de los compromisos adquiridos por los Estados en la OMC (Organización Mundial del Comercio) y allí también hay un régimen jurídico que les es aplicable.

 

(A-C): ¿Todos los TLC se negocian dentro de la OMC?

(JCZ): Todos los TLC se negocian dentro del marco de los compromisos que los Estados adquieren vía la OMC.

 

(A-C): ¿Cómo se da la implementación jurídica e interna de los TLC en Colombia es decir los TLC imponen obligaciones de modificar las leyes colombianas para cumplir los compromisos?

(JCZ): Se hace la negociación, se firma el Tratado y se sanciona la ley aprobatoria del mismo (con la revisión propia de la Corte Constitucional). Es claro que cuando entra en pugna lo acordado en virtud de un tratado internacional con la legislación interna, la legislación interna debe acomodarse a lo convenido en el Tratado –rango supra legal-. Por ejemplo Colombia para poder dar aplicación al TLC con los Estados Unidos necesitó adecuar durante dos años mediante un secretario ad hoc las normas comerciales del país a lo que se instituyo y se acordó a través del TLC.

 

(A-C): ¿Cuál es el régimen de solución de controversias de los TLC?

(JCZ): Los propios TLC traen un capítulo para la solución de las controversias que son muy naturales en los temas de comercio internacional. El régimen que se les aplica es el convenido. El de Estados Unidos, el de Europa, el que se va a negociar con Corea, el que se va a negociar con China, todos tienen un régimen contractual, por decirlo así, para la solución de controversias comerciales.

 

(A-C): ¿Cuál es el típico ejemplo de ese?

(JCZ): Normalmente los TLC tienen unos paneles a nivel de expertos que deben mirar la controversia que se va suscitando para cada caso en particular (por ítem del acuerdo). Es la misma normativa del TLC la que establece como se nombran los paneles, qué norma los rige, dónde se reúnen, si hay segunda instancia, qué tipo de participantes intervienen, etc.

 

(A-C): En la negociación de algunos tratados, Colombia ha debido comprometerse a mejorar y cumplir las medidas relacionadas con los Derechos Humanos, ¿alguno de los TLC impone obligaciones en materia de Derechos Humanos?

(JCZ): No en temas estrictamente de Derechos Humanos, mas sí en temas, por ejemplo, laborales. Precisamente uno de los escollos que surgió en la aprobación del TLC con Colombia en el Congreso de los Estados Unidos fue el tema sindical. Hubo la necesidad de suscribir un anexo que hoy hace parte integral del TLC para dirimir esa situación.

 

(A-C): Actualmente se acusa a los TLC,  especialmente el firmado con Estados Unidos, de haber perjudicado al Agro colombiano. ¿Es esto cierto?

(JCZ): En mi opinión no, sabiendo que es un tema sensible en estos momentos ante la opinión pública. El tema agropecuario fue muy discutido, fue precisamente el capítulo de más difícil acuerdo entre los dos países y desde luego se establecieron una serie de salvaguardas y una serie de plazos para que el país se equipare y sea competitivo en ese renglón tan importante. La culpa la tiene el manejo que se le ha dado a la macroeconomía, a las políticas del agro. Pero si me permite, le respondo eso más adelante.

 

(A-C): Jurídicamente, ¿hay posibilidad de no cumplir los compromisos adquiridos en los TLC?

(JCZ): Jurídicamente no es posible incumplirlos. Ello sería una grave violación al Derecho Internacional y acarrearía unas sanciones extremadamente gravosas para el país. Lo que se hace normalmente cuando se presenta un perjuicio es usar las salvaguardas que el propio tratado contiene.

 

(A-C):¿Cómo es ese procedimiento?

(JCZ): El Gobierno tiene que ser muy cuidadoso pues este es un negocio de doble vía. No se pueden tomar decisiones apresuradas. Habría que ver producto por producto, cuantificar las cifras y analizar su impacto en el mercado nacional para hacer las reclamaciones correspondientes ante los paneles de solución de controversias establecidos y activar las salvaguardas previstas en los Tratados. Sin embargo vale anotar que el problema se ha suscitado en gran medida por el contrabando desde países vecinos, como Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia.

 

(A-C): Si el TLC no es el factor determinante de los descontentos sociales ¿Qué lo es?

(JCZ): Como ya lo mencioné, ha habido una gran equivocación al pensar que las dificultades que se han presentado son culpa del TLC. La culpa es el manejo de la macroeconomía y la ausencia de programas en pro de la tecnificación del agro con miras a la competitividad. Hay que mirar con lupa las políticas agropecuarias, industriales y de infraestructura.

 

El tema agropecuario no es determinante para la vigencia del Tratado o para la permanencia de Colombia en el mismo. El TLC con Estados Unidos, en particular, involucra la mayor parte del conjunto de la producción nacional: manufacturera, agroindustrial, farmacéutica, etc. Sin embargo el problema coyuntural del agro es muy importante, hay que mirarlo, cuantificarlo y de ser necesario poner las propias salvaguardas que el Tratado prevé para restablecer el equilibrio comercial.

Cerrarnos no nos hace más competitivos, es ponernos de espaldas hacia la historia.

 

(A-C):¿El hecho de que grandes agricultores norteamericanos y europeos cuenten con subsidios de sus Estados, no supone una contradicción frente al espíritu de los TLC y una trasgresión al principio de igualdad?

(JCZ): Ese es un tema que siempre va a ser muy controversial y evidentemente por eso es que el país tiene que mirar con mucho cuidado como se “equipara la cancha”. Indiscutiblemente en un país como los Estados Unidos hay unos grandes subsidios y eso crea unas diferencias sumamente preocupantes. La manera de solucionar esto es demostrando el perjuicio ante los órganos establecidos para ello y aplicar las salvaguardas.

 

(A-C): ¿Cómo se compaginan los TLCs bilaterales con el sistema de la Organización Mundial del Comercio? ¿No suponen estos un retroceso frente a liberalización del comercio planteado inicialmente con el GATT y la OMC?

(JCZ): Ese es el gran drama que en estos momentos vive el mundo. Puede haber más de cuatrocientos, y puedo quedarme corto, Tratados de Libre Comercio inscritos ante la OMC. Recordemos que esta es una Organización creada para la liberalización total del comercio, y de alguna manera los TLC buscan ponerle barreras a esa liberalización global y crear una relación privilegiada entre los países que los suscriben.

En el fondo hay una contradicción puesta por las realidades del comercio y la política internacional. Al no haber avances en la liberalización de todos los aspectos del comercio a nivel mundial los países adoptaron por suscribir los TLC, considerando los avances bilaterales significativamente más relevantes que los que podrían producirse al seno de negociaciones multilaterales llenas de trabas y de difícil consecución.

 

(A-C): ¿Cómo ve la enseñanza del Derecho Internacional y comercio internacional en las Universidades de Colombia actualmente?

(JCZ): Estamos todavía muy atrás. Ese es precisamente uno de los aspectos que busco dinamizar en las universidades con las cuales trabajo. Colombia está entrando a la fuerza a un escenario de competitividad mundial, y debe procurar su sostenibilidad en el sistema. Es indispensable entonces que los profesionales se preparen en temas de nuevas tecnologías de la comunicación, desarrollo de productos innovadores (creación de patentes), conocimiento de mercados internacionales, modelos de negocios internacionales y entendimiento y capacidad de análisis del llamado “sistema internacional”. Comparativamente esta es una ventaja muy grande que traen los TLC, pues la ventana de la oportunidad está a la vuelta de la esquina.

O seguimos en la línea de la integración e internacionalización o nos atrasamos irremediablemente.

 

(A-C): ¿Qué opina de esta iniciativa llamada Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional (ACEDI)?

(JCZ): Extraordinaria iniciativa. Perseveren en ello pues ese el camino hacia la verdadera internacionalización del país. La promoción y difusión de estos temas son indispensables para el futuro de la juventud colombiana, y por qué no, para que los viejos entendamos mejor muchos temas de la actualidad mundial. Acordémonos que algún Presidente dijo que “Colombia es el Tíbet Latinoamericano”, encerrado en medio de sus montañas. Eso ha cambiado, pero la única alternativa es apertura, integración y volcamiento total al mercado internacional y ustedes ayudan en buena medida a esta causa.

 

Advertisements

One thought on ““O Seguimos en la Línea de la Integración e Internacionalización o nos Atrasamos Irremediablemente”: Colombia Frente a los Tratados de Libre Comercio

  1. Estoy de acuerdo con el libre comercio y la lógica de los TLC, pero es cierto que los subsidios agrícolas de U.S. distorsionan esa lógica. Si el libre comercio es positivo para los ciudadanos, especialmente en su rol de consumidores, por qué no extender esa liberalización a los productos de agro? No es coherente que Colombia libere sus productos y sus industrias (quitar ayudas del Estado) cuando los US adoptan subisidios unilateralmente y sin posibilidad de discusión. Un país como Colombia nunca podrá “equipara la cancha” y ése es el drama de los TLC con Europa y los U.S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s