“El Deseo es que Colombia se Constituya en Sede de Arbitrajes Internacionales”: Antonio Aljure Salame

Antonio Aljure2

Entrevista de Antonio Aljure Salame, Decano de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, para la Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional / Colombian International Law Students Association  ACEDI – CILSA.

En tiempos de especial importancia para Colombia en materia de Comercio Internacional, Tratados de Libre Comercio e Inversión Extranjera, los abogados internacionalistas tienen un amplio campo de trabajo pero también de aprendizaje. De esta manera, el arbitraje internacional se constituye en una pieza fundamental para la solución de conflictos y se evidencia la necesidad de formarse en el campo del arbitraje internacional desde la Universidad. En este contexto, el Doctor Antonio Aljure Salame nos comparte sus reflexiones sobre el estado actual del arbitraje internacional en Colombia y la formación de los estudiantes universitarios, especialmente a través de los concursos de derecho internacional como la Competencia de Arbitraje Internacional organizada por la Universidad de Rosario y la Universidad de Buenos Aires.

Antonio Aljure Salame es el Decano de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario. Abogado de la Universidad del Rosario, Especialista en Derecho Internacional Público de la Universidad de París I (Francia) y de Derecho Internacional Privado en la Universidad de París II (Francia). También ha sido abogado de importantes empresas del sector de hidrocarburos.

ACEDI-CILSA (A-C): ¿Cómo está Colombia hoy en día frente al arbitraje internacional?

Antonio Aljure Salame (AAS): La respuesta tiene dos partes: en el arbitraje internacional hay que ver arbitraje de inversión y arbitraje comercial internacional. En arbitraje de inversión ya Colombia ha dado su consentimiento en Tratados de Libre Comercio, por ejemplo, el TLC con Estados Unidos y en general en los TLC para ser parte en arbitrajes de inversión. Hasta la fecha, que yo sepa, no se ha introducido ninguna demanda contra Colombia en el CIADI pero entiendo que ya hay una o dos que están en preparación. Entonces, desde el punto de vista legal, el marco para un arbitraje internacional de inversión está dado pero todavía no tenemos experiencia. Y en arbitraje comercial internacional Colombia tiene una ley muy apropiada que fue aprobada el año pasado que es prácticamente la ley Modelo de la CNUDMI, que es aquella que se recomienda adoptar a los Estados en materia de arbitraje comercial.

En el marco jurídico diría que estamos preparados, pero en el aspecto práctico en el de inversión no tenemos experiencia porque nada ha pasado. En el arbitraje comercial internacional el deseo del país es que Colombia se constituya en sede de arbitrajes internacionales y ese deseo todavía no se ha traducido en  un gran número de arbitrajes que tengan como sede Colombia.

 

A-C: ¿Cuál es el reto más importante que tiene Colombia de cara a convertirse en esta gran sede del arbitraje?

AAS: El gran reto que tiene Colombia ya está cumplido en la primera parte, que es tener una legislación clara y amble frente al arbitraje internacional. Sin embargo, en el aspecto práctico, haría falta que se defina lo de las tutelas contra laudos arbitrales. Una persona o dos partes que quieran establecer su sede en Bogotá podrían afrontar el riesgo de que una tutela pueda tumbar un laudo arbitral internacional, entonces eso tendría efectos prácticos cuandoquiera  que ese laudo pudiera ser aplicable o tener efectos en Colombia. Si Colombia es solamente la sede por razones geográficas pero no tiene ninguna otra incidencia en el diferendo no habría problema. Pero en general, los laudos en que una parte sea colombiana y otra extranjera, podrían tener como “gran enemigo” la inseguridad jurídica en cuanto a que cualquier tutela lo podría tumbar.

A-C: ¿Desde la perspectiva docente, cómo ve el estudio del arbitraje internacional en las universidades?

AASEn particular en la Universidad del Rosario, ha habido una gran inclinación por el Derecho Internacional, tanto que creo que es de las pocas Facultades, sino la única, que tiene dentro de su pensum obligatorio Derecho Internacional Privado. Como docente de esta materia, y dentro de la libertad que da la cátedra que se me permite, incluyo arbitraje internacional así no este específicamente dentro del Syllabus. Esta es una de las ventajas que tiene la Facultad de Jurisprudencia del Rosario.

Sumado a ello, tenemos materias electivas dedicadas al arbitraje comercial internacional y además en la especialización hay una dedicada específicamente al arbitraje comercial internacional. Adicionalmente, en la Maestría en solución de conflictos, se estudia arbitraje comercial internacional y arbitraje de inversión, de manera que el Rosario atiende todos los frentes en todos los niveles educativos relativos al arbitraje.

A-C: En Colombia se puede hablar de una gran generación del arbitraje internacional con Suescún, Gamboa, Zuleta, Cárdenas, Romero. ¿Cuál cree usted que es la clave para que en Colombia vuelva a darse una generación de este nivel?

AASLa respuesta está en que la necesidad crea al profesional. Este era un tema que no se trataba antes, cuando Colombia tenía una política de no apertura hacia el exterior que pudo llegar hasta los años 90. Eso implicaba en política económica lo que se conoce como la autarquía y en materia de política legislativa la “doctrina Calvo”, que impedía que los contratos en que participaba el Estado o sus emanaciones pudieran pactar arbitraje internacional y pudieran pactar además la aplicación de una ley que no fuera la colombiana. Yo  pienso que, dado ese cambio legislativo y ese cambio de política, los profesionales del derecho coparán esos espacios de la demanda. En la medida en que esto se mantenga habrá generaciones de muy alta calidad dedicadas al arbitraje.

A-C: ¿Qué les recomendaría a los estudiantes con respecto al estudio y/o aplicación del arbitraje internacional?

AASSon dos recomendaciones: La primera, la necesidad del estudio como tal del arbitraje internacional como método de solución de conflictos, tanto el de inversión como el comercial internacional. La segunda, y quizá la más importante, que el arbitraje es un método de solución de conflictos que tiene unas particularidades grandísimas que hay que diferenciar y estudiar. En últimas, hay que saber Derecho; es decir, el saber arbitraje no releva del conocimiento del Derecho porque todo vuelve al conocimiento básico de los contratos, las obligaciones, etc. Saber arbitraje no es un saber autónomo, hay que tener un equilibrio entre el conocimiento de ese instrumento pero sin desconocer siempre que hay que estudiar derecho.

A-C: A menos de un mes de que empiece la VI Competencia de Arbitraje Internacional que organiza la Universidad de Rosario en conjunto con la Universidad de Buenos Aires, sería interesante que usted nos contara un poco de qué se trata este concurso

AASEse concurso fue iniciado por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ya para la segunda edición se suscribió el acuerdo por el cual las dos universidades (UBA – Rosario) continuarían organizando este concurso.

El concurso hoy día es de los más aprestigiados en arbitraje internacional en América Latina. Tiene como fundamento el análisis y la propagación del arbitraje y la preparación de estudiantes en arbitraje internacional mediante el simulacro de audiencias en que los estudiantes se distribuyen los roles de convocante y convocado. El rol de los árbitros sí lo hacen árbitros profesionales que prestan sus servicios a este concurso.

La convocatoria ha tenido un éxito enorme pues para esta versión, que se celebrará en Bogotá, vendrán aproximadamente  45 universidades de Europa,  Norte América, Centro América y Sur América.

 

A-C: ¿Cuáles diría Usted que son las herramientas que se obtienen al participar en este concurso?

AASLo que se obtiene es que el estudiante se enfrenta a un caso hipotético, con hechos específicamente diseñados y con una contraparte real. Así entonces, lo que le permite al estudiante son varias cosas: primero, hacer un preparatorio de derecho comercial, y de derecho civil. Segundo, hacer un preparatorio de arbitraje internacional. Tercero, percatarse de todos los aspectos que no son estrictamente legales que pueden incidir en un fallo y que están en la realidad misma. Cuarto, tomar contacto con personas de otras nacionalidades. Por último conocer la idiosincrasia  y  la manera de pensar de abogados que provienen de distintos sistemas jurídicos.

A-C: Esto nos lleva a preguntar, ¿qué importancia tienen los concursos internacionales, como género, para el estudio del Derecho?

AASYo pienso que es uno de los sistemas de aprendizaje más completos que puede haber. Pone a prueba todos los talentos de un estudiante: investigación, conocimiento, criterio, controversia, pero sobre todo tener la inteligencia de presentar muy bien un caso. Significa escribirlo bien, hablarlo bien, que se traduzca en absoluta claridad conceptual y lingüística en la exposición del tema.

A-C: ¿Cómo está la Universidad del Rosario con respecto a los concursos internacionales?

AASEstá muy bien porque prácticamente al concurso al que va un equipo de la Universidad, o bien gana o bien queda en un puesto de honor o se gana uno de los premios como mejor memorial o mejor orador. Hemos tenido una serie de victorias, de puestos y merecimientos de honor en esas participaciones, que nos posicionan como ejemplo en la materia. En debate, por mencionar un caso, prácticamente a donde va la Universidad del Rosario gana. En este mismo concurso de arbitraje tenemos como último el título de Buenos Aires (hace dos años). En Washington el equipo quedó en segundo lugar y hacia atrás también había ganado otras ediciones. Se han ganado concursos de Derechos Humanos y Derecho Penal Internacional y se han obtenido distinciones muy altas en los concursos de la OMC (ELSA Moot Court Competition) y Jessup. En general en todos los concursos a los que asiste la Universidad nos va muy bien.

A-C: ¿Qué opina de esta iniciativa llamada Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional – ACEDI?

AASMe parece muy buena. Demuestra el espíritu liberal y la iniciativa de los estudiantes. El hecho de hacerlo va a convocar a más personas y va a incidir en un estudio y una propagación del Derecho Internacional. Es una iniciativa que debemos apoyar.

A-C: ¿Qué nos recomienda como asociación?

AASLes recomiendo persistencia, reglas claras -no tiene que ser un andamiaje jurídico pesado pero sí reglas claras de funcionamiento- y sobre todas las cosas, permanentemente estar dando frutos, pequeños, grandes, pero estar aportando, estar dando, ¡estar haciendo!

***

ACEDI informa que la Facultad de Jurisprudencia de la  Universidad del Rosario ha lanzado una convocatoria a sus estudiantes para hacer parte de la Línea de Investigación en Derecho Internacional, dirigida por el Prof. Juan Ramón Martínez. Toda la información en la sección Mundo Universitario de ACED-CILSA: Convocatoria para la Línea de Investigación en Derecho Internacional de la Universidad del Rosario

Advertisements

One thought on ““El Deseo es que Colombia se Constituya en Sede de Arbitrajes Internacionales”: Antonio Aljure Salame

  1. Es una muy buena entrevista. Felicitaciones por esta iniciativa. El Dr. Aljure tiene razón cuando menciona que las tutelas son una fuente de inseguridad jurídica para el buen desarrollo del arbitraje en Colombia. Ojalá Colombia se convierta en una sede importante del arbitraje internacional, pero es cierto que debe resolver este tipo de problemas y aprovechar todas las ventajas legales e institucionales que tiene

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s