“Los estudiantes colombianos debemos estar orgullosos de nuestras escuelas de Derecho”: Coach de la Universidad Javeriana que ganó el EMC2 2013

Con Pascal Lamy, Director General de la OMC hasta el 1 de septiembre de 2013
Con Pascal Lamy, Director General de la OMC hasta el 1 de septiembre de 2013

En mayo de 2013 la Universidad Javeriana se coronó campeona mundial del concurso de derecho internacional ELSA Moot Court Competition on WTO Law (EMC2), realizado en la sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Ginebra (Suiza) y organizado por la European Law Students’ Association (ELSA).

Los estudiantes Nicolás Esguerra Miranda, Miguel Torres Caro y Daniel Ordúz Salazar conformaron el equipo entrenado por Alberto Madero y Juan Pablo Caicedo.

Desde Barcelona, donde actualmente realiza una maestría en Derecho y Política Económica Internacional, Juan Pablo Caicedo concedió esta entrevista a la Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional – ACEDI.

ACEDI – CILSA (A-C): Cuéntenos en qué consisten los moot court competitions en general y este ELSA Moot Court Competition on WTO Law en particular (EMC2)

Juan Pablo Caicedo (JPC): Básicamente, los “moot courts” son ejercicios de simulación de juicios o litigios ante tribunales internacionales en las distintas áreas del Derecho Internacional. En términos sencillos, un “moot court” se desarrolla de la siguiente manera: la organización del concurso respectivo se encarga de preparar un caso en el cual se presenta una disputa entre dos Estados ficticios el cual debe ser resuelto en un determinado foro o sistema de solución de diferencias. Los Estados mencionados no son reales, sin embargo los problemas jurídicos planteados son verdaderos puntos controversiales de discusión en el Derecho Internacional, y las normas tanto sustanciales como procedimentales que se deben aplicar al caso son completamente reales.  Los estudiantes de las facultades de derecho que participan en la competición usualmente deben asumir ambos roles, tanto el del Estado demandante como el del Estado demandado, y por regla general deben surtir una etapa escrita y una etapa oral en la solución de la controversia. Los jueces ante los cuales se presentan los estudiantes usualmente son académicos o practicantes muy reconocidos y prestigiosos en el Derecho Internacional. El “moot court” va surtiendo distintas rondas de eliminación, hasta llegar a una gran final en la cual se enfrentan los dos mejores equipos para definir al ganador de la competición. Como pueden ver, la idea con este tipo de ejercicios es que los estudiantes de las distintas facultades de Derecho del mundo puedan tener una aproximación a lo que es el litigio internacional en la vida real.

Existen “moot courts” en distintas áreas del Derecho Internacional, algunos de gran antigüedad y prestigio como el Philip C. Jessup International Law Moot Court Competition, organizado por la International Law Students Association (ILSA), el cual versa sobre asuntos de Derecho Internacional Público. En concreto, el ELSA Moot Court Competition on WTO Law es una competición organizada por asociación de estudiantes de derecho de Europa en la cual se debe resolver una controversia en el marco del sistema de solución de diferencias de la Organización Mundial del Comercio. El caso de este año trataba distintos temas; principalmente los límites a las regulaciones prudenciales en el sector de servicios financieros y la devaluación de la tasa de cambio aplicable a los exportadores como un posible subsidio prohibido por la OMC.

A-C: ¿Cómo se prepararon para este concurso?

JPC: Para la preparación de este concurso seguimos la metodología que venimos desarrollando hace varios años en la Facultad de Derecho de la Javeriana en la preparación de “moot courts”. Primero se dictan unas clases sobre nociones básicas de la OMC; su historia, su funcionamiento y los distintos elementos que componen el sistema. Luego seguimos con las fuentes de derecho que aplican en el régimen de la OMC, y finalmente terminamos con una clase sobre el sistema de solución de diferencias de la organización y las reglas que regulan dicho procedimiento. Una vez agotada esta parte, nos concentramos en los problemas jurídicos específicos del caso, los cuales ya mencionamos hace poco. A partir de este momento inicia la etapa investigativa del concurso, la cual es bastante exigente y sumamente desgastante para los estudiantes. Una vez los estudiantes han identificado correctamente los problemas jurídicos del caso y han realizado una investigación preliminar satisfactoria, comenzamos con la resolución del caso. Primero viene la etapa escrita, en la cual los estudiantes deben preparar unos memoriales asumiendo el rol de cada Estado parte en la controversia. Una vez finalizada esta etapa se da inicio a la preparación de las audiencias orales, lo cual sin dudas es el punto máximo de la competición y el momento más exigente pero a la vez emocionante del concurso. Nuestra función como entrenadores es prepararlos para todas las etapas del concurso; es decir debemos darles las herramientas para que se desempeñen de manera correcta en la investigación, la redacción de los memoriales y en exposición de sus argumentos orales ante los jueces. En otras palabras, los ayudamos a convertirse en litigantes en todo el sentido de la palabra.

A-C: ¿Cómo fue el proceso para llegar a la Ronda Mundial y ganarla?

JPC: El proceso para llegar a la Ronda Mundial estuvo lleno de anécdotas y de grandes experiencias. Tuvimos una destacada participación en la Ronda Regional que se llevó a cabo en San José de Costa Rica, en la cual obtuvimos el segundo lugar y por ende el derecho a participar en la ronda mundial. En esa ocasión perdimos la final contra el equipo de la Universidad de los Andes, el cual tenía, como es habitual en este y todos los concursos, un nivel extraordinario. Sin embargo, entre la Ronda Regional y la Ronda Mundial realizamos una preparación exhaustiva, y por azares del destino nos correspondió enfrentarnos nuevamente a la Universidad de los Andes en los cuartos de final de la Ronda Mundial, bajo exactamente los mismos roles que cada equipo debió asumir en la final de la Ronda Regional. Sin embargo, en esta ocasión tuvimos la fortuna de salir victoriosos y continuar nuestro recorrido hasta la gran final. Quiero aprovechar este espacio para felicitar al equipo de la Universidad de los Andes, el cual  fue un excelente competidor a lo largo del concurso y sin dudas hasta el último momento se mantuvo como un sólido aspirante al título. En todo caso, nuestro camino hacia el título mundial estuvo lleno de muchos momentos inolvidables, algunos gratos y algunos un poco tristes, como fue la derrota en la final en Costa Rica. Sin embargo, cada momento que vivimos fue labrando nuestro camino hasta ese maravilloso logro que fue el título mundial. Nuestro logro no fue solamente quedar campeones, fue levantarnos de ese duro golpe que fue perder la final regional, asumir el resultado con madurez, y tomarnos la final mundial como un desafío del más alto nivel.

A-C: Según lo registraron los medios de comunicación, es la primera vez que una Universidad colombiana gana el ELSA Moot Court Competition on WTO Law. ¿Qué se necesita para que un equipo de estudiantes cuya lengua nativa no es el inglés gane un concurso de esta categoría?

JPC: Bueno, debo  hacer una pequeña corrección. De hecho esta es la segunda vez que una universidad colombiana gana esta competencia. En el 2008 la Universidad de los Andes se coronó campeona de esta competencia con un excelente equipo, algunos de los cuales hoy en día son grandes amigos míos.  En varias notas de prensa y entrevistas que nos realizaron se afirmó que era la primera vez que una universidad colombiana ganaba esta competencia, lo cual es desacertado. Me gustaría que ese punto quedara muy claro.

Ya atendiendo la pregunta concreta, la clave para que un equipo de estudiantes que no sean angloparlantes de nacimiento triunfe en este tipo de competencias es el trabajo duro. En este tipo de competencias no se califica el nivel de depuración o elegancia en el manejo del idioma; se califica el conocimiento de los estudiantes y su habilidad para exponer sus argumentos y responder a las preguntas de los jueces. Sin duda alguna una buena base de inglés es de gran ayuda para los estudiantes, sin embargo la preparación para el concurso es tan intensiva y tan fuerte que muchos estudiantes que llegan al concurso con un nivel intermedio de inglés salen con un nivel bastante avanzado, ya que deben estar perfectamente capacitados para realizar audiencias orales completamente en inglés ante jueces del más alto nivel.

A-C: En general, ¿cómo ve el nivel de los estudiantes colombianos en este tipo de concursos?

JPC: Excelente. Los estudiantes de derecho colombianos y en general los abogados colombianos debemos estar orgullosos de nuestra formación y de nuestras escuelas de Derecho. Los abogados colombianos estamos capacitados para desenvolvernos de manera no satisfactoria sino sobresaliente en cualquier foro o escenario internacional. Sin dudas, los “moot courts” han contribuido a construir este gran nivel. Sin embargo, es necesario que las facultades de derecho se encarguen de no sólo difundir estas actividades, sino que las incentiven. En la medida en que se sigan manteniendo y fomentando este tipo de actividades en Colombia, estaremos formando abogados cada vez más capacitados para el escenario internacional.

A-C: ¿Cómo ve la enseñanza del Derecho Internacional en Colombia?

JPC: Creo que va por buen camino, pero falta. El Derecho Internacional no solamente es un área académicamente fascinante, sino también necesaria y útil. De cara al futuro Colombia debe tener grandes abogados formados en Derecho Internacional para hacer frente a todos los desafíos que se avecinan. Colombia ha firmado una gran cantidad de Tratados de Libre Comercio, los cuales son tratados en todo el sentido de la palabra bajo la Convención de Viena de 1969. Estos tratados sin duda alguna darán mucho trabajo en el futuro, y no basta solamente con contar con abogados conocedores del comercio internacional o del régimen de protección de inversiones, también es necesario conocer el Derecho Internacional Público, que es el sistema en el cual se enmarcan todos los Tratados de Libre Comercio. Si Colombia quiere realmente ser un jugador importante en el plano internacional de cara al futuro, es necesario que nuestros abogados estén preparados para los desafíos que eso conlleva. Un perfecto ejemplo de lo anterior es la experiencia que estamos teniendo este año con la disputa con Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia. Un adecuado conocimiento del Derecho Internacional y de las reglas que rigen los procedimientos ante las distintas cortes es vital para poder defender los intereses de Colombia en el plano internacional de manera correcta y vehemente.

A-C: Su experiencia como participante y coach en concursos de Derecho Internacional, ¿de qué manera ha contribuido en su formación académica y profesional?

JPC: No ha contribuido, la ha determinado. Lo que he alcanzado a nivel profesional y académico se lo debo en gran medida a los concursos. Mi etapa como profesor en la facultad de derecho de la Javeriana, mis tres años en Brigard & Urrutia, y la beca que obtuve para realizar la maestría que estoy cursando actualmente se lo debo todo a mi experiencia como participante y coach del ELSA Moot Court Competition. Por esta razón le guardo gran cariño a este concurso, y son un acérrimo defensor de este tipo de actividades. Además mi caso no es el único, puedo nombrar bastantes casos de amigos y colegas de distintas facultades de Derecho cuyas carreras profesionales, bastante exitosas a día de hoy, han estado marcadas profundamente por su participación en algún “moot court”.

A-C: ¿Considera  útiles los Concursos de Derecho Internacional para los estudiantes? ¿Recomendaría a los estudiantes hacer parte de esta clase de experiencias?

JPC: Sin duda alguna. Los recomiendo a ojo cerrado. Son una experiencia inolvidable, que cambia todos los paradigmas que tiene un joven estudiante de derecho sobre el verdadero ejercicio de la profesión, y los llena de herramientas que no se adquieren en ninguna materia del pregrado.

A-C: Si pudiera sintetizar en tres puntos básicos, ¿qué debe tener en cuenta un docente a la hora de entrenar a los estudiantes para participar en un Concurso de Derecho Internacional o, en general, para cualquier Concurso que implique el modelo de participación “Moot Court”?

JPC: En primer lugar, aprender a conocer y entender a sus estudiantes: La clave para un coaching exitoso está en entender a sus estudiantes, de manera tal que uno pueda saber qué exigirle y en qué medida a cada uno. Segundo, trabajo y sacrificio: Es necesario que el coach muestre compromiso con el concurso, y les haga a entender a los estudiantes que sin trabajo y sacrificio no habrá resultados. Ser inteligente y tener buen inglés no es suficiente. El esfuerzo y el sacrificio son la clave. Además los estudiantes deben entender que no es solamente su nombre en juego, es el nombre de la universidad que representan y del país. En tercer lugar, enseñarles a disfrutar la experiencia: Aunque un “moot court” es un ejercicio bastante exigente y agotador, también tiene un aspecto bastante enriquecedor en la parte personal. Se hacen grandes amigos y se viven grandes momentos. El coach debe permitirles a los estudiantes que también se gocen el “moot court”, lo cual es un elemento fundamental de toda la experiencia.

A-C: Actualmente Usted cursa un Máster en la Universidad de Barcelona. Cuéntenos un poco más sobre esta experiencia académica que está viviendo

JPC: Estoy haciendo un máster en Derecho y Política Económica Internacional en la Universidad de Barcelona. El programa se llama IELPO, y es uno de los patrocinadores de ELSA Moot Court Competition. La calidad de los profesores es sobresaliente. De hecho, esta semana tuvimos a Peter Van den Bossche, un miembro activo del Órgano de Apelaciones de la OMC y una de las máximas figuras en el Derecho Económico Internacional y de la OMC. Todo parece indicar que será una experiencia sumamente enriquecedora.

A-C: ¿Qué opina de esta iniciativa llamada Asociación Colombiana de Estudiantes de Derecho Internacional – ACEDI?

JPC: Me parece excelente. Los felicito de todo corazón y ojalá se den más iniciativas de esta naturaleza en Colombia. Cuenten conmigo para lo que necesiten.

A-C: ¿Qué nos recomienda como Asociación?

JPC: Sigan trabajando. Este tipo de iniciativas son lo que necesitamos para mejorar aún más la calidad de nuestros abogados.

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Camilo E. says:

    Excelente entrevista. Los moot courts son una experiencia única.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s