“Es imposible que Nicaragua tenga probada su nueva pretensión contra Colombia”: Ricardo Abello Galvis

ricardo abello

 

El pasado 19 de noviembre se cumplió un año del fallo mediante el cual la Corte Internacional de Justicia (CIJ) decidió el litigio entre Nicaragua y Colombia,  concerniente a la delimitación marítima entre los dos países. Con la perspectiva de estos doce meses, las nuevas acciones emprendidas por ambos gobiernos, y la publicación de su nuevo libro “Introduction to the International Court of Justice” el Dr. Ricardo Abello Galvis concedió la presente a entrevista a ACEDI – CILSA.  

 

Ricardo Abello es uno de los académicos colombianos que mejor conoce el litigio entre Nicaragua y Colombia. Abogado y profesor de la Universidad del Rosario y M/Phil en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales del Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra Suiza (IUHEI). Así mismo, es Director del Anuario Colombiano de Derecho Internacional – ACDI, y ha sido profesor invitado en las Universidades de Westminster (Londres – UK) y Paris Ouest Nanterre La Défense (París – Francia), así como Visiting Scholar en American University (Washington DC – USA).

 

 

ACEDI – CILSA (A-C): ¿Cuál es su opinión sobre la percepción del Derecho Internacional en Colombia?

Desafortunadamente se sigue viendo desde una perspectiva de Derecho interno, y no se ha entendido plenamente el alcance del Derecho internacional. Por eso ha sido tan difícil que en Colombia se entiendan los verdaderos alcances y dimensiones de la decisión de un Fallo como el de la CIJ que nos enfrentó con Nicaragua.

 

Ricardo Abello Galvis (RAG): Derecho Internacional o inevitablemente lo que vivimos es una politización de éste Derecho?

Creo que son las dos cosas. Por un lado hay que profesionalizar a los estudiantes, mostrarles que el Derecho tiene cada día una cercanía mayor con el Derecho Internacional y que el mismo Derecho interno viene asumiendo mucho de la estructura misma del Derecho Internacional -está viviendo un proceso de “internacionalización”-. Por otro lado es claro también que con un mecanismo como la reelección al Estado le toca jugar en dos roles distintos: uno, realizar todas las políticas que requiere el Estado como tal y por otro, llevar a cabo todas las políticas que requiere el Gobierno frente a un tema como la reelección. Y cuando un gobierno tiene que manejar un doble discurso, lo que se debe hacer en el orden internacional frente a lo que la gente quiere oír en el Derecho interno, muchas veces se generan incompatibilidades.

 

A-C: ¿Qué le sirve a qué: la política internacional al Derecho Internacional o viceversa?

RAG: Los dos van de la mano. Uno no puede tomar de forma exclusiva uno u otro. Y pretender que puede haber uno más importante que otro es ingenuo. En ese sentido uno puede tomar las mejores decisiones políticas, pero si no están acompañadas del Derecho es una decisión que no tendrá ningún futuro, así como tomar una decisión jurídica sin tener en cuenta la política internacional tampoco.

 

A-C: Entrando en materia del Fallo de la Corte. ¿Cuál es su opinión sobre las líneas de base fijadas  mediante Decreto 33-2013 de 19 de agosto por Nicaragua?

RAG: Esas líneas quedaron mal trazadas en la medida en que desde el caso Qatar c. Bahréin la Corte recordó que las Líneas de Base deben ser trazadas en baja mar. Hay que demostrar que la costa es muy accidentada para poder trazar las Líneas de Base conforme a la excepción que son las Líneas de Base recta. En ese sentido Colombia debe entrar a objetar ese trazado porque eso haría que la línea de las 200 millas de Zona Económica Exclusiva quedará unas 20 millas aproximadamente más al Este delo previsto.

 

A-C: ¿Qué cree usted que Colombia debe hacer de cara a la nueva demanda presentada por Nicaragua?

RAG: Lo primero que se debe hacer es determinar si hay competencia o no de la Corte en la medida en que el Pacto de Bogotá es ambiguo con relación a la competencia específica de la Corte cuando hay denuncia del Pacto, como es el caso de Colombia en este momento. Así las cosas habrá excepciones preliminares y dependiendo de lo que la Corte determine iremos al fondo o no. Me parece que las pretensiones de Nicaragua son absurdas en el sentido que se trata de una costa enfrentada y buscar que haya una plataforma continental extendida más allá de las 200 millas náuticas implica que se estarían afectando los Derechos de Colombia así como de terceros Estados. En ese orden de ideas creo que la demanda no tiene mayor asidero. Sin embargo hay que ser cautos pues una cosa es lo que Nicaragua presenta como demanda y otra lo que realmente pretende y presenta en el fondo durante el litigio, como ha quedado claro en los diferentes procesos que han adelantado ante la CIJ.

 

A-C: ¿Cree usted que Nicaragua tiene bien probada la pretensión de Plataforma Continental Extendida?

RAG: No. Es imposible que la tenga bien probada. Estados Unidos y México tuvieron que aunar esfuerzos económicos para poder hacer ese estudio y se demoraron diez años. Nicaragua en año y medio dice que tiene todos los estudios cuando en verdad lo que presentaron ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental fue un informe preliminar.

 

A-C: Existe una posición, mayoritariamente académica, que sostiene que Colombia debería ratificar la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar – CONVEMAR -.  ¿Comparte usted esta posición?

RAG: Desde el 18 de noviembre de 2005 he estado diciendo con claridad que se debe ratificar la CONVEMAR. Soy un convencido que cuando uno tiene los argumentos jurídicos y la razón jurídica uno tiene que estar dentro de las reglas de juego para poder ejercer sus derechos. En la medida en que uno no esté dentro de esas reglas de juego lo único que uno hace es estar evitando la confrontación de tesis jurídicas frenando así el verdadero ejercicio de los derechos que le corresponden. Lo que estamos haciendo es darle vía libre a Nicaragua para que presente su documentación y todo lo que considera que son sus derechos y nosotros nos estamos quedando callados. Como ya lo he sostenido, puede que la CONVEMAR no nos beneficie en todos los artículos, pero en este momento los que no nos benefician nos los están aplicando por vía de costumbre, mientras que los que sí nos benefician no tenemos derecho a invocarlos.

 

A-C: Cuando salió el Fallo de Nicaragua v. Colombia el 19 de noviembre de 2012 muchas voces empezaron a correr alrededor de cómo fallaría la Corte el caso de Perú v. Chile. ¿Cuál es su opinión respecto de este caso?

RAG: La gran preocupación de Chile es que apliquen la misma teoría que se aplicó en los casos Nicaragua c. Honduras y Nicaragua c. Colombia donde ha quedado claro que por vía de costumbre no hay delimitación marítima. En ese sentido todo lo que sea una eventual aceptación de los Estados por vía de costumbre sobre sus límites marítimos no ha sido aceptado por la Corte. Básicamente son los Tratados los que delimitan espacios tanto marítimos como terrestres y en esa medida creo yo que será tomada la decisión por parte de la Corte Internacional de Justicia.

 

A-C: Cuéntenos un poco sobre su más reciente publicación “Introduction to the International Court of Justice”

RAG: Ese libro surge como idea para dictar el curso que doy sobre Jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia y para preparar a los estudiantes que participan en el Jessup Moot Court Competition. Se trata de darles a los estudiantes un primera aproximación a la Corte Internacional de Jusiticia. Ahora bien, justo cuando estaba terminando de escribirlo sale la sentencia de Nicaragua c. Colombia y entonces me vi obligado a incluir ciertos temas que se han venido desarrollando con posterioridad al 19 de noviembre de 2012. Entre estos encontramos temas como las recusaciones a los jueces de la Corte y los jueces ad hoc que tienen un desarrollo más amplio luego de este suceso.

 

A-C: ¿Cree usted que es posible sostener la teoría de que los jueces de la Corte pueden incurrir en una especie de “prevaricato”?

RAG: No, las mismas normas que regulan lo relativo al funcionamiento de la Corte establecen que precisamente, para que haya una plena garantía de independencia y autonomía de la Corte, se le da a los Estados la posibilidad de nombrar un juez ad hoc para restablecer cualquier tipo de desequilibrio que pueda llegar a haber. Sin embargo no podemos olvidar que los jueces son nombrados, no por su nacionalidad, sino por su trabajo como internacionalistas a lo largo de su vida y en ese sentido son personas que están más allá del bien y del mal. No puede recaer duda alguna sobre sus capacidades jurídicas, éticas o morales.

 

A-C: ¿Hace falta en Colombia más producción académica en relación con temas de Derecho Internacional?

RAG: Sin lugar a dudas. En estos momentos persiste un gran desequilibrio entre la producción de otras áreas del derecho y el Derecho Internacional. Sobre todo lo relativo al Derecho Internacional General.

 

A-C: ¿Se ha atomizado tanto el Derecho Internacional que puede decirse que ya no existe tal cosa como el Derecho Internacional General?

RAG: Sin perjuicio de que haya pequeñas especialidades del Derecho Internacional –OMC, CPI, CIJ, CIADI, etc- sigue existiendo un núcleo común a todas ellas que es el Derecho Internacional General. Una persona que quiera descollar en cualquiera de estas áreas del Derecho Internacional tiene que tener unas bases muy sólidas en los temas generales del Derecho Internacional.

 

A-C: Una recomendación para los estudios del Derecho Internacional

RAG: El siglo XXI ha demostrado, desde su comienzo, la importancia del Derecho Internacional en todas las áreas del derecho. No hay un área del derecho que no tenga una perspectiva de Derecho Internacional y en ese sentido no importa a qué área del derecho se quiera dedicar uno, el Derecho Internacional es fundamental para poder entender las nuevas dinámicas del derecho.

 

A-C: ¿Y el reto del Derecho Internacional?

RAG: Lograr demostrar lo anterior.

 

A-C: ¿Qué opina de esta iniciativa llamada Asociación de Estudiantes de Derecho Internacional, ACEDI?

RAG: Se trata, sin lugar a dudas, de una iniciativa maravillosa para lograr incentivar un mayor número de estudiantes en estos temas que han ido tomando un lugar preponderante en el estudio del derecho.

 

A-C: ¿Qué nos recomienda como asociación?

RAG: Creo que deben enfocarse en varios puntos. Uno de ellos, más práctico, es lograr que haya estudiantes que retomen la iniciativa. Esto en la medida que debe estar conformado por estudiantes, dada la temporalidad de este estatus es necesario asegurar el relevo generacional. Por otro lado creo que debe haber grupos especializados en los temas más relevantes para poder lograr un cubrimiento más amplio y especializado por parte de cada uno de estos grupos.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s